Detención y bloqueo

Detención y bloqueo

El padre fue detenido hace tres años y desapareció en las oscuras cárceles de Al Assad, ésas que son y han sido testigo de historias de tortura que muchos no conocen ni imaginan si quiera que hayan podido suceder.

Hoy, el vocabulario asesino del bloqueo supera tales historias.
Allí, en una casa pobre y mísera dejó tres pequeñas flores en el regazo de una madre que ya no tiene a nadie que la ayude, pues algunos han huido y el resto ha muerto a causa de un proyectil de Al Assad, o la bala de un francotirador iraní o un avión ruso… El resto están ahogados en el fango del cerco y el bloqueo, y no pueden ofrecerle nada.

El bloqueo se lanzó contra los umbrales de las casas de la pequeña localidad y comenzó a carcomer poco a poco la vida por debajo de las puertas. No le bastó con acabar con el pan y la comida, sino que quiso también comerse la carne del ser humano.

Día tras día, el hambre marchitaba esas flores, sin bastarle la fragancia ni la brisa que llevaba el olor de su infancia por los rincones, sino que se comió la carne hasta que los huesos quedaron al descubierto… ¿Qué podía traer esa madre para calmar el hambre? Nada… La separación, el bloqueo y el hambre comenzaron a robar sus vidas hasta que se llevó a una… Simplemente por malnutrición. La flor murió y se secó su apetito… Los que se quedan siguen agonizando.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s