DESPUÉS DE UN ALTO AL FUEGO, RESIDENTES DE HOMS ENCARAN TIEMPOS DIFÍCILES Por Yazan al-Homzi

Traducido al Español con permiso del autor

Editado en Inglés por Karen Leigh.

dscf7447-5416f0cc49d93[1]
En Mayo, un acuerdo internacional supervisado por la ONU permitió a combatientes de la oposición abandonar la sitiada Antigua Ciudad de Homs, donde habían estado resistiendo contra las fuerzas del gobierno. A cambio, los civiles – de los cuales miles habían huído de la ciudad por más de tres años de guerra – se les permitió regresar.

Ésos residentes volvieron para encontrar una ciudad cambiada: las calles habían sido voladas, barrios enteros destruídos y lugares alterados por los bombardeos. La destrucción en zonas como Al-Khalidiyya y Bayyada era tan devastadora que no se permitió a los residentes volver a sus casas: los edificios que estaban de pie no eran estructuralmente seguros.

Pero los residentes de Homs dicen que a pesar de los supuestos que ellos podrían tener acceso libre a sus casas, en algunos días los shabiha leales al gobierno estaban apostados en puestos de control, pidiendo permiso escrito de cualquiera que quisiera volver a las calles de su barrio.

Homs
“Para llegar a tu casa necesitas mucha suerte, así como un permiso escrito permitiéndote pasar los puestos de control rodeando nuestros barrios,” dice Abu Fadi, un padre de cuatro hijos quien volvió a la zona de Hamidiyya después de tres años. “No se me permitió revisar mi tienda en una zona cercana. Los oficiales siguieron prometiéndonos para regresar a todas nuestras propiedades después que los combatientes se fueran. Hasta el momento, ha sido todo una charla.”

Abu Fadi y otros que encontraron sus casas aún de pie se están adaptando a la idea que la vida en Homs no es la misma que solía ser.

“Fuimos afortunados por encontrar nuestra casa en buen estado. Nuestros vecinos no tuvieron tanta suerte. Cuadrillas de reparación de electricidad están trabajando en el barrio pero éso no es suficiente. Hemos estado aquí por tres meses, y aún no tenemos electricidad. Es imposible tener una vida estable sin electricidad.”

Los residentes que han vuelto y obtenido el permiso para quedarse están ahora preocupados que mientras el año escolar está comenzando, las escuelas de la ciudad no están en condiciones de recibir estudiantes. Muchos edificios han sido destruídos y no hay profesores suficientes para cubrir la demanda estudiantil.

“Consiguiendo las escuelas listas podría brindar a la gente una fuerte sensación de estabilidad,” dice Catherine, una estudiante universitaria que ha estado viviendo con su familia en el barrio Hamra.

“Hasta ahora, el gobierno no ha hecho nada para tener listas las escuelas en Hamra. Lagente puede soportar la escasez de agua y electricidad, pero las escuelas son ahora una prioridad para ellos. Ninguna familia podría negar a su hijo una educación sólo por la comodidad de volver a casa.”

Homs
Reuniones entre prominentes líderes locales y oficiales del gobierno han logrado cierta influencia. Los lugareños dicen que el gobierno permitirá a los residentes mudarse de casa, siempre que demuestren la propiedad de éstas – no siempre posible ya que el servicio municipal que archivaba estos documentos está actualmente casi extinta.

“Hace tres meses, nos reunimos con el alcalde para discutir el tener a la gente para volver a sus casas y negocios,” dice Abu Yamen, un prominente oficial local en el barrio de Khalidiyya.

“Los regresos están condicionados a tener un permiso de seguridad de la rama de inteligencia que controla el barrio. Tienes que aplicar para lo literalmente llamado ‘el derecho a volver.’ Deberás probar que eres el dueño y que has pagado el agua, la electricidad, el seguro e impuestos de los últimos tres años, hasta el momento del desplazamiento.”

“Después de eso, eres sometido a una extensa investigación de seguridad sobre el número de personas en tu familia, dónde está cada uno de ellos, y si tienes documentos para probar cada respuesta. Si algún miembro de tu familia ha tratado con el Ejército Sirio Libre, ha escapado al servicio militar obligatorio o es buscado por el ramo de seguridad, a la familia entera se le negará el derecho de volver, y podría perder su propiedad para el gobierno.”

En otras áreas, dicen, el bombardeo que se ha caracterizado durante dos años bajo asedio continuo, a pesar del acuerdo de alto al fuego auspiciado por la ONU.

Al-Wa’er fue el último barrio en Homs que dió refugio a los combatientes de la oposición. A pesar del acuerdo, los residentes dicen que aún está bajo sitio, y que lo ha estado durante los últimos dieciséis meses.

Traducido por el equipo de عين من حمص
© Yazan al-Homsy

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s